RSS

lunes, 16 de noviembre de 2009




HABITOS DE LIMPIEZA


La ducha diaria es la mejor forma de aseo

Con esta práctica se controlan olores naturales de nuestro cuerpo que son producidos
básicamente por la transpiración o sudor. De igual forma evitamos la presencia
de gérmenes y bacterias que puedan afectar la salud de nuestra piel.
El lavado del cabello debe realizarse por lo menos dos veces por semana, teniendo
cuidado de usar un champú acorde al tipo de cabello. La caspa no es necesariamentesinónimo de desaseo, puede darse por resequedad en el cuero cabelludo




La higiene de las manos es la mejor barrera
para evitar muchas enfermedades.

Gracias a las manos nos es posible desarrollar todas las
actividades de la casa, la escuela y el trabajo. El contacto
permanente de estas con papeles, alimentos crudos, objetos,
dinero, animales o ambientes sucios, favorece el transporte de
gérmenes y bacterias causantes de enfermedades como la
conjuntivitis, el hérpes e infecciones gastrointestinales.
Debemos mantenerlas limpias porque con ellas nos tocamos la cara, los ojos,
la boca, cogemos algunos alimentos y tocamos a los bebés y otras personas.
Un hábito fundamental debe ser el lavado de las manos después de ir al baño
y también antes de tocar o consumir los alimentos, tanto en la casa como en la
escuela y en cualquier otro lugar.



La higiene de la boca evita diversas enfermedades.

El mal aliento así como los malos olores, se constituye en una de las
principales causas de rechazo a las personas. La mejor forma de
prevenirlo es haciendo un adecuado y periódico lavado de los
dientes.
De esta forma también prevenimos la caries dental y
la enfermedad periodontal (debilidad y sangrado de
las encías). El cepillado en forma de "barrido" de los
dientes con una crema fluorada tras cada comida, y
la limpieza entre los dientes con seda dental es la medida de prevención más
importante. El uso de enjuagues también fortalece la salud oral.








video











video